El bloguero que derrumbó La noria

Estoy siguiendo el caso de @PabloHerreros, el bloguero que hace ahora un año decidió denunciar a través de su blog y las redes sociales que el programa de Telecinco “La noria” entrevistara a la madre de “El Cuco”, imputado en el caso Marta del Castillo. Lo que pretendía Herreros era demostrar a la opinión pública que no se pueden financiar los actos delictivos. Desde el Código Gutenberg quiero expresar mi opinión.

La repercusión que tuvo el llamamiento de Pablo Herreros fue tal, que las marcas publicitarias retiraron su publicidad del programa “La noria”, viéndose obligado a financiarse con anuncios del Tarot y tele tienda. Finalmente, Telecinco retiró el programa, o mejor dicho, cambió su escenario para situar a su conductor y contertulios en “El gran debate”. Con lo cual, muerto el perro se acabó la rabia, volvió la publicidad y todo continuó igual.

Sin embargo, Telecinco ha creído que el bloguero Pablo Herreros merece un castigo, una lección ejemplar, que a modo de escarmiento, nos sirva a todos de ejemplo para que tengamos cuidado con lo que escribimos en nuestros blogs. Por esto, la cadena de televisión ha demandado a Herreros por un supuesto delito de amenazas y coacciones. ¿Qué pretenden demostrar con esto?, ¿Qué no se puede luchar contra los grandes gigantes de la comunicación que se reparten el pastel y que utilizan prácticas más que reprobables para meterse a la audiencia en el bolsillo?.

@PabloHerreros

Ahora leo el artículo de El país y veo escrita la palabra  “boicoteador”. No creo que esta fuera la intención de Pablo. Yo considero que Herreros lo que quería era mover la consciencia de la opinión pública utilizando la libertad de expresión, esa misma a la que hace alusión Telecinco para justificar sus entrevistas. Aplaudo que lo haya conseguido y además, que las empresas consideren que sí,  que efectivamente, su dinero estaba siendo destinado a financiar actividades poco éticas.  

Examinando este caso surgen muchas cuestiones. Empezando por la libertad de expresión, ¡qué pasa!, ¿solo pueden hacer uso de ella los que se lucran con su actividad?. Bien es sabido por todos, que los blogueros ganamos poco o nada con nuestro trabajo. En ningún momento he visto coacciones ni amenazas en las palabras de Herreros. Si decidimos seguirle, y ahora estamos apoyándole, es porque consideramos que tiene razón. Está claro, que no hay nada más atractivo que el morbo. Entrevistar a un asesino reúne a muchas personas alrededor de un televisor, pero ¿Es ético pagar por conocer los detalles? ¿Permitir que una persona se enriquezca con el sufrimiento y el daño que ha causado a otros? ¿Volveremos atrás en el tiempo y permitirán que nuevamente se muestren las fotos de los cadáveres sangrantes en los periódicos? Estoy convencida de que eso vendería mucho más. También habría que preguntarse si poner una determinada cantidad de dinero sobre la mesa no es una forma de coacción.

Aquí os dejo la página para firmar en apoyo a Pablo Herreros. Ya hay recogidas más de 81.000 firmas. Que no coarten nuestra libertad de expresión. Los blogueros también tenemos derecho a opinar.

Acerca de Julia Rodríguez

Siempre investigando. Aportando información y herramientas para que puedas mejor tu branding personal y el de tu empresa. Google
Etiquetado , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>